silvia_navarro

Todos los analistas y organismos internacionales han coincidido en señalar que durante 2018 Panamá va a ser el país de América Latina y el Caribe con mayor crecimiento. El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Ministerio de Economía y Finanzas, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y el Banco Mundial (BM) estiman que el país crecerá un 5.5%. La economía panameña viene encadenando varios años de crecimiento económico y un escenario de gran estabilidad política y social.

No obstante, hay algunos elementos que enturbian este panorama. La Unidad de Inteligencia de The Economistconstata en su último informe sobre Panamá que la popularidad del presidente panameño Juan Carlos Varela está sufriendo porque la transparencia del gobierno y la corrupción siguen siendo las principales preocupaciones de los votantes. Los fuertes flujos de inversión extranjera directa (especialmente desde China), la ampliación del Canal y los grandes proyectos de obras públicas -una expansión en la línea de Metro de la capital y la renovación urbana de Colón- mantendrán las tasas de crecimiento del PIB por encima del 5% en el periodo 2018-19.

El informe de The Economist recuerda también que Panamá se mantiene en el puesto 45 entre los 167 países incluidos en el Coeficiente de Democracia. Sin embargo, el puntaje del país es un 29% mayor al promedio de los 167 países (5.48) incluidos en el índice y un 13% mayor al promedio de los países de la región América Latina y el Caribe. Pese a los desajustes sistémicos en materia de igualdad, transparencia y mercado laboral, Panamá ofrece unas condiciones de inversión, reforzadas por su situación geoestratégica, que la posicionan en los puestos de liderazgo de la región, con grandes expectativas de crecimiento y desarrollo en los ámbitos financiero, tecnológico y comercial.

UN PAÍS CON ESTABILIDAD POLÍTICA Y SOCIAL

Panamá mantiene una gran estabilidad política desde 1989, con elecciones democráticas reguladas de acuerdo a los estándares homologados internacionalmente y ausencia de graves conflictos sociales. El país tiene una calificación de 3 sobre 7 en el Índice de Riesgo Político, según The Global Economy. Este indicador lo sitúa al nivel de países como Uruguay, Chile o República Dominicana.

Según el informe de Societe Generale, antes de la crisis financiera internacional, la economía panameña tenía la tasa de crecimiento más alta en América Latina. “El país resistió bien la crisis financiera internacional: la desaceleración de la actividad económica puso fin a la tendencia del gobierno panameño a gastar de más en grandes proyectos de infraestructuras, que habían estado recalentando la economía”, apunta el informe. Desde entonces, el país ha experimentado un sólido crecimiento (entre 6% y 11%), impulsado por la demanda interna.

——————

Artículos relacionados

Estos emprendedores panameños están haciendo tu vida más fácil

Panamá aspira a ser el gran «Hub global» de América Latina

Panamá liderará la economía de América Latina y el Caribe en 2018

Las diez startups más innovadoras de Panamá

——————

UNA TENDENCIA DE CRECIMIENTO ECONÓMICO

A pesar de la crisis económica a nivel mundial, la economía de Panamá ha estado creciendo desde el 2005 gracias a una baja inflación, bajo desempleo y constante crecimiento del producto interno bruto (PIB). El buen comportamiento de la economía panameña y su estabilidad económica superan con creces a Estados Unidos en términos relativos del producto interno bruto (PIB).

Aun así, el PIB de Panamá ha estado creciendo a un ritmo más lento desde 2013, alcanzando el 5,8% en 2015. En 2016, la tasa de crecimiento fue del 4,9%, inferior a las proyecciones del FMI (5,2%). El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Ministerio de Economía y Finanzas, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y el Banco Mundial (BM) coinciden en la misma previsión: el PIB para 2018 aumentará ligeramente hasta el 5,5%, que representaría, si se alcanza, el nivel más alto en América Latina y el Caribe, y un ligero repunte respecto a 2017.

A ello hay que unir un sistema bancario de gran fortaleza. En los últimos 20 años se han registrado fusiones, transformaciones e incorporaciones de nuevos bancos que han ayudado a regular y redimensionar el sector. Como consecuencia de ello, Panamá es hoy en día en uno de los centros financieros más importantes de Latinoamérica, aunque tiene el reto de compensar la mala imagen internacional promovida tras el escándalo de los Panama Papers.

El prestigioso diario The Economist también ha destacado a la capital panameña como una de las mejores ciudades del mundo para vivir.

EL CANAL DE PANAMÁ, UN MOTOR DE DESARROLLO INCOMBUSTIBLE

El Canal de Panamá y su expansión han sido un impulso clave para el desarrollo del hub marítimo portuario de Panamá, que es parte importante del sector logístico del país. Las cifras son elocuentes: desde su inauguración el 26 de junio de 2016, han transitado más de 1.500 buques. Se espera que por sus aguas circulen durante 2018 más de 400 millones de toneladas, una cifra récord que permitiría aportar al Estado panameño 1.600 millones de dólares. Según las misma previsiones, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) espera ingresar en el próximo ejercicio 3.037 millones de dólares, de los cuales aportará al Tesoro Nacional 1.659 millones. El Canal de Panamá, cuyos principales usuarios son Estados Unidos y China, fue ampliado en 2016 para que buques de hasta 14.000 contenedores -el triple de su capacidad anterior- puedan atravesar sus aguas.

Con la ampliación, las autoridades panameñas esperan triplicar en una década los 1.000 millones anuales que recibe del Canal, por el que pasa el 5% del comercio marítimo mundial. Desde su inauguración por Estados Unidos en 1914, más de un millón de barcos han uilizado esta ruta marítima, que fue recuperada por Panamá el 31 de diciembre de 1999. Más del 90% del comercio mundial se mueve hoy a través del transporte marítimo, sin cuya actividad sería imposible mantener las necesidades de los mercados y abaratar el costo de los fletes, según indican los economistas.

SU CERCANÍA A ESTADOS UNIDOS FAVORECE SUS VENTAJAS COMERCIALES

Panamá tiene una ubicación estratégica, se encuentra a no más de cinco horas de vuelo de las principales ciudades de Estados Unidos, incluyendo vuelos sin escala desde Atlanta, Chicago, Houston, Los Ángeles, Miami, New York, Boston, y Washington D.C. Incluso hay vuelos directos desde Toronto, lo que facilita la posibilidad de relaciones comerciales mucho más estrechas y fluidas. La unidad monetaria nacional, el Balboa, mantiene una estricta paridad monetaria con el Dólar (1 B/. = 1 $). En virtud de un acuerdo con Estados Unidos que data de 1904, Panamá no tiene Banco Central ni emite papel moneda, únicamente acuña moneda fraccionaria.

El Informe de Competitividad Global 2017-2018 que publica cada año el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), sitúa a Panamá en el puesto 37 entre las 138 economías evaluadas que proporcionan acceso a las nuevas tecnologías. Además la ubica en el puesto 53 de los paísas con capacidad para la innovación.

El Canal de Panamá y su expansión han sido un impulso clave para el desarrollo del hub marítimo portuario de Panamá.

MARCO DE PROTECCIÓN PARA LA INVERSIÓN EXTRANJERA

Panamá tiene una arquitectura legal que facilita las inversiones extranjeras y ofrece grandes garantías. El Código Civil de Panamá, su Constitución y su Ley de Inversión extranjera proporcionan un estricto marco de garantías por el cual los extranjeros tienen los mismos derechos que los nativos del país cuando se trata de posesión de propiedades, inversiones, propiedad intelectual y comercio. La constitución prevé que los extranjeros que se encuentren en el territorio nacional recibirán el mismo trato que los nacionales. Como consecuencia de ello, Panamá es el principal receptor de inversión directa extranjera en Centroamérica. La inversión en el país alcanzó los 2.874,6 millones de dólares en el primer semestre de 2017, un 5,8 % más que en el mismo período de 2016. Por ejemplo, la inversión extranjera directa (IED) en Panamá alcanzó los 5.209,3 millones de dólares en 2016, un 15,9 % más que los 4.494,2 millones del año anterior. Mientras que la inversión extranjera directa ha descendido en América Latina en general, Panamá y Colombia han sido los países que más han crecido en la región.

Además hay que destacar la vigencia de un paquete de leyes que, a través de ventajas fiscales, laborales y migratorias, incentiva la inversión en determinados sectores.  Es muy conocido entre los inversores su régimen impositivo bajo, por el cual los ingresos generados en el extranjero, el ingreso sobre capital y/o los intereses no son gravados.

LA CALIFICACIÓN DE RIESGO DIBUJA UN HORIZONTE DE ESTABILIDAD

La calificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P) mejoró la calificación de riesgo de Panamá de BBB- a BBB, con perspectiva estable. Esta calificación es una buena noticia puesto que alienta a los inversores a dirigir su mirada a Panamá. Con la mejora de la calificación, S&P proyecta el mensaje que el país tiene capacidad para hacer frente a sus compromisos de deuda. Asimismo, las proyecciones de crecimiento y la flexibilidad fiscal del país son fuertes para afrontar los retos que podrían emerger en la transición hacia un escenario económico menos favorables, que algunos analistas anuncian para el futuro.

EL GRAN HUB DE LAS AMÉRICAS

La condición de Panamá como plataforma de conexiones debido a su situación estratégica («hub» aéreo, comercial, logístico, financiero y marítimo con alcance global), y el hecho de que se ha convertido en una de las economías de mayor crecimiento en los últimos años en América Latina, le sitúan frente a grandes desafíos económicos. Según Felipe Manchón, consultor español contratado por el gobierno panameño para elaborar un plan nacional de logística a largo plazo, Panamá tiene un «espacio logístico único en Latinoamérica», ya que cuenta con el canal interoceánico, con grandes puertos en los dos océanos, con una conexión aérea de primer nivel gracias al Aeropuerto Internacional de Tocumen y con muchas zonas francas, entre las que destaca la Zona Libre de Colón, considerada la más grande del continente.

Panamá disfruta de una posición geográfica privilegiada, dividiendo los Océanos Atlántico y Pacífico, y ubicada entre Norteamérica y Sudamérica. Los puertos panameños son líderes de movimiento de carga en América Latina. El país aspira a crecer como el Hub de las Américas si prosperan la conversaciones que ha emprendido la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) con dos empresas europeas que mantienen interés en establecer conexiones con Panamá. El Aeropuerto Internacional de Tocumen se ha convertido en una terminal intercontinental de primer nivel.En la acualidad llegan unos 5.900 vuelos semanales, y se realizan 90 conexiones aéreas a 34 países de América y Europa, con un manejo eficiente que permite garantizar el trasbordo de los pasajeros en menos de 45 minutos, uno de los índices más bajos en el mundo, según señala el propio aeropuerto.

La Ciudad del Saber es un complejo internacional para la educación, la investigación, el desarrollo y la innovación.

ÁREAS ECONÓMICAS ESPECIALES

Panamá dispone de diversas Zonas Económicas Especiales que refuerzan su posición estratégica en un marco de competitividad global y sirven de plataforma comercial para implantar empresas o industrias en diversas áreas con beneficios fiscales, laborales y migratorios especiales. Estas áreas son:

Ciudad del Saber: es un complejo internacional para la educación, la investigación, el desarrollo y la innovación, cuyo fin es promover y facilitar la sinergia entre universidades, centros de investigación científica, empresas de nueva economía y organismos internacionales

Panamá Pacífico: es un área designada para la producción de bienes y servicios de alto valor agregado y tecnología. Se encuentra ubicada en la antigua base aérea de Howard.

Zonas Procesadoras para la exportación: Zonas francas y de libre empresa dentro de las que puede ubicarse cualquier persona natural o jurídica nacional o extranjera.

Zona Libre de Colón: segunda zona franca en importancia a nivel mundial, aporta un 12% al PIB del país. Se trata del primer centro de distribución del hemisferio occidental y se sitúa a la vanguardia de la tecnología para ofrecer una amplia gama de servicios.

EL AMIGO CHINO

Panamá goza de una clara ventaja competitiva en cuanto a su localización, su vertiente pacífica es puerta de entrada de los productos asiáticos, sin olvidar que por la costa atlántica alberga la mayor zona de libre comercio en el hemisferio occidental. Para aprovechar mejor estas circunstancia geográficas, el gobierno panameño mantiene desde hace varios meses una política de acercamiento a China. Ambos países han firmado un acuerdo bilateral de mecanismo de consultas políticas. El mismo tiene por objetivo fortalecer las relaciones de amistad entre ambos países e incrementar la comprensión mutua, además se realizarán consultas sobre la agenda bilateral en temas de interés común.

Este acuerdo ha ido acompañado de otros acuerdos de marcado carácter comercial. Las transferencias comerciales de China por la compra de productos panameños ascenderán a cerca de 38 millones de dólares, tras la firma de 22 tratados en beneficio de ambas naciones. Según el encargado de negocios de la embajada de China en Panamá, Wang Weihua, la nación centroamericana reúne todas las condiciones para brindar una conectividad que favorezca al desarrollo de la economía mundial.

Bocas del Toro, el paraíso caribeño de la costa de Panamá.

GRAN CALIDAD DE VIDA

El ranking de Calidad de Vida Internacional 2017, elaborado por la consultora global Mercer, viene incluyendo en los últimos años a la Ciudad de Panamá entre las urbes de América Latina con mayor puntuación. El prestigioso diario The Economist también ha destacado a la capital panameña como una de las mejores ciudades del mundo para vivir. Los expertos, además, suelen poner en valor otros elementos endógenos del país, como el hecho de que no suele sufrir desastres naturales (algo habitual en otros países de la región), disfruta de un clima tropical y tiene unos aceptables niveles de seguridad en comparación con otros países vecinos.

El coste de vida es inferior y la calidad de vida es alta. En este sentido hay que destacar que el país ofrece exenciones y descuentos para los jubilados y la tercera edad, que son similares tanto si es un extranjero jubilado residente en Panamá como si es un nacional. Entre ellas están los descuentos en transportes terrestres y aéreos, en cines, medicinas, restaurantes, compras y servicios. Esta circunstancia ha convertido al país en un destino predilecto para jubilados con alto poder adquisitivo de países como Estados Unidos o Canadá.

Pocos países del mundo ofrecen, además, 2.490 kilómetros de costas que combinan experiencias urbanas a la altura de las menores capitales del mundo, de relax, aventura y naturaleza, a pocas horas de distancia. Y es que Panamá es el tesoro por descubrir en Centroamérica, un paraíso natural que también ofrece un entorno urbano único en la Ciudad de Panamá, un crisol cosmopolita de historia, arte y gastronomía lleno de sabor latino, museos, barrios coloniales y rutas de artesanía y compras que te enamorarán.