La Copa América Centenario ha tenido gratas sorpresas y no pocas decepciones. Realmente muy pocos esperaban que Estados Unidos llegara a incluirse en las semifinales o que Venezuela, tan errática en la eliminatoria rumbo al Mundial de Rusia 2018, jugara tan buen torneo; pero, de seguro, tampoco nadie pronosticó que dos de los favoritos, Brasil y Uruguay, quedarían fuera en la primera ronda del evento, ni que México caería por una humillante goleada de 7-0, ante Chile; sin embargo, estas no han sido las únicas selecciones que dejaron una mala imagen ante sus fanáticos.

Índice del Contenido

BRASIL

Por segunda ocasión en su historia en la Copa América, Brasil quedó eliminado en la primera fase del evento. La pésima actuación le costó el puesto al director técnico Dunga y su lugar fue ocupado por Tite. Quizás los fanáticos brasileños todavía estén lamentando la burda pifia arbitral que dio por válido el gol con la mano del peruano de Raúl Ruidíaz que acabó con las esperanzas de los pentacampeones mundiales; pero, con un pensamiento pragmático, tal vez puedan acogerse a la frase “lo que sucede, conviene”. Por causa de esta debacle terminaron los días en el banquillo de Dunga, que poco había hecho por el equipo. Recordemos que Brasil cayó en cuartos de final de la Copa América 2015 y ni siquiera está en puestos de clasificación para el Mundial de Rusia; además, bajo su mando, el juego de Brasil distó muchísimo del tradicional estilo de los sudamericanos. Pocos extrañarán a Dunga como entrenador principal de la selección de fútbol más seguida en el mundo.

URUGUAY

La selección con más títulos de Copa América (15 en total) también llegó como una de las favoritas; pero, sin su principal estrella, Luis Suárez, poco pudieron hacer los charrúas, que cayeron en sus dos primeros juegos.

Suárez se lesionó en la final de la Copa del Rey, con el Barcelona y su presencia estuvo siempre en duda. El director técnico Oscar Washington Tabares—un hombre que lleva 10 años al frente de ese equipo—esperó hasta último momento, pero Suárez no jugó ni un minuto en la Copa América Centenario. En el decisivo partido, contra Venezuela, las cámaras captaron a un malhumorado Suárez, desesperado por no poder entrar al terreno. De cualquier forma, los otros futbolistas uruguayos, que juegan en Europa, estuvieron muy lejos de su mejor nivel.

PARAGUAY

Otra de las decepciones en la Copa América Centenario fue Paraguay. La Albirroja fue cuarta en la pasada edición del evento, celebrado en Chile; pero ahora ni siquiera pudo avanzar a la segunda fase. Los paraguayos empataron con Costa Rica y cayeron ante Colombia y Estados Unidos. Los puntos más bajos resultaron el veterano portero Justo Villar y el delantero Derlis González, quien había sido clave en la actuación de la Albirroja en Chile. Ante el aluvión de críticas, el director técnico Ramón Díaz decidió renunciar a su puesto.

COSTA RICA

Después del gran Mundial en Brasil, en el que Costa Rica se incluyó en cuartos de final, no pocos esperaban que los ticos tuvieran un mejor desempeño en esta Copa América Centenario. Es cierto que la ausencia de su estrella, el portero del Real Madrid, Keylor Navas, pudo haber incidido en el resultado; pero los problemas de los centroamericanos no estuvieron en el arco.

MÉXICO

México probablemente haya sido el equipo más seguido en la Copa América Centenario. En la primera fase, la selección que (todavía) dirige Juan Carlos Osorio lució bien, sobre todo en el triunfo inicial ante Uruguay, aunque, luego, en el sufrido empate ante Venezuela llegaron las primeras señales de que no todo funcionaba en la Tricolor.

A pesar de los temores por lo visto en la despedida de la fase clasificatoria, los millones de fanáticos de la Tricolor esperaban que, ante Chile, en cuartos de final,  la selección mostrara su mejor imagen; sin embargo, la realidad fue aplastante. Los defensores mexicanos parece que decidieron tomarse el día libre y los atacantes chilenos jugaron con ellos, de manera tan cómoda, que la portería “defendida” por Memo Ochoa fue perforada en siete ocasiones. Este ha sido el peor revés del Tri en muchísimo tiempo y la imagen que dejaron a sus fanáticos fue horrible.