A los de vieja data, como el de Jorge Pretelt y Gustavo Malo, se sumó el de Carlos Bermeo.