La mayoría de los blogs sobre startups de hoy podrían clasificarse fácilmente como pornografía de startups.

Es habitual encontrar artículos parecido a éste: «Cuándo expandir su negocio de acuerdo con este exitoso emprendedor en serie».

El título por sí solo debe ser una pista falsa. En lugar de entregar el valor basado en su título, el artículo ofrece «castañas» como:

«Si ya posee una compañía y está buscando crear otra, primero debe dominar estos fundamentos: un gran equipo, servicio al cliente, ventas y marketing».

«Si desea iniciar varios negocios, aquí hay algo que debe tener en cuenta: debe ser consciente de sí mismo».

Estas son algunas de las reflexiones que el empresario en serie norteamericano, Joel Wish, ha publicado en un artículo en el que alerta sobre el periodismo basado en experiencias que no ofrecen la realidad a la que suele enfrentarse un emprendedor cuando crea su startups.

Wish ha calificado este tipo de artículos como «porno de startups«, contenido de consumo rápido que ofrece claves muy superficiales de lo que supone crear una startup.

El empresario norteamericano ha contado su propia experiencia para enterrar lugares comunes y escapar de los consejos que suenan a «libros de autoayuda» para jóvenes emprendedores.

«He comenzado tres compañías. He cerrado una. Un cofundador me traicionó y me expulsó. Y, sin embargo, milagrosamente, esa traición me llevó a vender mis acciones exactamente en el momento correcto. Fue un resultado increíblemente afortunado», señala

A veces una startup es una elección entre malas opciones

Wish sostiene que «a menudo se trata de elegir entre una gran cantidad de malas opciones, esa es la realidad del fundador, y sin embargo es difícil encontrar una perspectiva matizada sobre ese tipo de decisiones, porque no es el tipo de contenido que se puede transmitir en un tweet».

Con eso en mente, veamos qué es la pornografía de startups, por qué apesta y qué deberías leer en su lugar.

Porno de startups: lo sabes cuando lo lees

Al igual que cualquier género, la pornografía de startups se puede clasificar de acuerdo a ciertas características (o en este caso, fallas).

No trata directamente con las realidades diarias en los procesos de creación de una startup. Rara vez se mete en el meollo de las cuestiones que pueden ayudar al emprendedor a avanzar.

Se apoya en plantillas y consejos prácticos.

Veamos dos ejemplos para hacer esto más concreto.

Artículo relacionado: Los cinco errores de manual que una startup debe evitar por todos los medios

“Esta empresaria que vendió su compañía por $ 1 mil millones quiere que deseches las reglas no escritas que te detienen”

La pornografía de startups en este sentido, como el artículo al que hice referencia anteriormente, se basa en el tipo de fórmula de título sensacional que espera una buena distribución a través de plataformas como Outbrain. A veces es un «click-bait» de libro.

Y, sin embargo, estos artículos se han convertido en acciones comerciales para todo tipo de publicaciones y sitios web.

Lo que a menudo no se suele decir en estos artículos, desafortunadamente, es el hecho que sus autores son, casi siempre, personas muy, muy afortunadas.

Si profundizamos en los detalles de sus perfiles encontraremos que los antecedentes privilegiados, el dinero familiar y las conexiones están más cerca de la regla que de la excepción.

Por lo tanto, es difícil saber si el hecho de que estas personas hayan tenido éxito realmente significa que deberíamos darle más peso a sus consejos. En general, estos artículos se parecen más a los testimonios del capricho de los dioses que a las fuentes fiables sobre ideas comerciales.

Además, muchos de estos titulares que llaman la atención, por ejemplo, «Cómo esta fundadora de 60 años llevó su negocio de cero a $ 500 millones en 6 años», ocultan efectivamente la realidad de la situación.

Esta mujer de 60 años en cuestión no es una novata en los negocios. Es una ex directora ejecutiva de Pets.com que dirigió a la compañía a través de su IPO.

«Todos luchan en el camino del emprendimiento»

La idea de que el fracaso puede enseñar a los empresarios lecciones importantes es familiar. También es verdad. Las personas obtienen ideas y experiencias de la lucha.

Joel Wish pone como ejemplo su propia peripecia vital: «Mi propia experiencia al sufrir un serio percance médico hace unos 10 años me llevó a fundar Simple Health, la compañía que lidero hoy, que está transformando la forma en que se brinda la atención médica».

Sin embargo, en los últimos años, una idea adyacente ha comenzado a afianzarse. A menudo se llama porno de lucha. Es un subgénero distintivo de la pornografía de startups y cuyo mensaje central es esencialmente el siguiente: “no eres un emprendedor a menos que estés luchando, fallando y luchando un poco más”.

Como tal, parece dispuesto a mitificar determinados rasgos muy habituales en la narrativa del emprendimiento épico: trabajar largas horas, asumir riesgos, fallar rápida y frecuentemente.

Como tal, el objetivo no es trabajar duro para alcanzar sus objetivos, sino que es como si el trabajo duro se hubiera convertido en el objetivo. Y eso es simplemente equivocado.