Advertisements
noviembre 28, 2020

Dulces Magnolias: ideal para los fanáticos de Sex and the City

dulces-magnolias-netflix

Dulces Magnolias: drama, amistad y romance

En tiempos de pandemia de coronavirus muchos apuestan a las maratones de ficciones para sobrellavar la cuarentena a lo largo de sus horas libres. El día de ayer se estrenó Dulces Magnolias en Netflix y en apenas un día se posicionó en el top diez de las series más vistas de este país. La trama se fundamenta en la vida de 3 amigas y sin dudas se consagra como una alternativa más para los entusiastas de esta clase de ficciones, afines al estilo de la tradicional Sex and the City.

Dulces Magnolias cuenta con diez episodios y se sumerge en la relación de amistad de Maddie ( Joanna Garcia Swisher ), Helen ( Heather Headley ) y Dana ( Brooke Elliot ). Los 3 personajes están inspirados en la saga de las novelas que publicó la escritora Sherryl Woods entre dos mil ocho y 2014: Desde el corazón , Un pedazo de cielo y Lágrimas de dicha .

Todo transcurre en la pintoresca urbe de Serenity, donde las amigas que se conocen desde la secundaria tratan de respaldarse para sortear las contrariedades de su vida cariñosa, profesional y familiar. La protagonista primordial es Maddie, madre de tres hijos que termina de descubrir que su marido le resulta infiel con una joven enfermera, interpretada por Jamie Lynn Spears . Cabe añadir que la hermana de la princesa del pop tiene un regreso triunfante al planeta de la actuación como la primordial oponente en la serie.

De este modo, en sus minutos iniciales se rencuentran con Maddie (JoAnna García Swisher), quien encara la reciente separación de su esposo, el médico Bill Townsend (Chris Klein), quien abandonó a su familia tras embarazar a la enfermera Noreen (Jamie Lynn Spears).

Un mal instante que Maddie consigue soportar merced al apoyo de sus compañeras de toda la vida: Dana Sue (Brooke Elliott) y Helen (Heather Headley), quien es además de esto su letrada y no permitirá que su marido venda la casa donde medraron sus 3 hijos.

Pese al estrellato inicial de Maddie y sus enfrentamientos familiares -donde asimismo se sitúan los inconvenientes escolares y deportivos que encara su hijo mayor, Ty (Carson Rowland)-, al continuar los capítulos asimismo se descubren los incidentes de sus amigas.

Los que en el caso de Dana Sue viran en torno al manejo de su restorán y la problemática actitud de su hija quinceañera Annie (Anneliese Judge), y en el de la resuelta Helen, en su creciente deseo de ser madre, si bien no tenga ninguna relación cariñosa.

Esto se complementa con la adquisición en conjunto de una vieja y también enorme casa local que el trío de amigas transformará en un spa para las mujeres de Serenity, y la aparición de una destacada empresa que desea actualizar el centro del poblado.

Sin olvidar el romance, esencial en las novelas en que se fundamenta Dulces Magnolias y que se hace presente en la incipiente relación entre Maddie y el musculoso adiestrador Cal (Justin Bruening) o bien el coqueteo de Helen con el chef Erik (Dion Johnstone).

De esta manera, entre enfrentamientos personales y otros más colectivos, la serie contesta la esencia literaria de las novelas de Woods y enfoca su relato en las mujeres, exactamente el mismo género de público que han transformado a la escritora en una multiventas del mercado estadounidense.

Y a pesar de que Dulces Magnolias puede ser visto por todo público, van a ser las espectadoras quienes indudablemente se van a sentir más próximas a los pequeños grandes enfrentamientos del trío protagonista -que jamás llegan al gran drama- y de qué manera los encaran apoyadas la una en la otra.

Todo ambientado en un colorido poblado, donde los cotilleos se desplazan a la velocidad de la luz, y en la mitad de una trama que en múltiples instantes puede sentirse demasiado edulcorada. Si bien en días de pandemia como el día de hoy hace bien algo de azúcar.

 

Advertisements
A %d blogueros les gusta esto: